Lectura 3 minutos
  • La brecha salarial, el envejecimiento, la despoblación y la pobreza infantil, a lo que se suma la crisis económica provocada por COVID-19, son realidades en España que ahondan en la desigualdad en distintos niveles: Derechos humanos, distribución territorial y desarrollo económico

 

  • La brecha salarial en España se sitúa en un 14,2% y se estima que la diferencia entre los complementos salariales percibidos por hombres y mujeres es del 60% a favor del hombre, según el estudio realizado por Forética

 

  • El Clúster de Impacto Social, integrado por más de 45 empresas, trabajará durante este año en la desigualdad y su vinculación al desarrollo sostenible, para contribuir desde la aportación empresarial a un impacto social positivo

 

Madrid, 26 de marzo de 2020.- Una de las principales problemáticas actuales es el incremento de las desigualdades entre países y, dentro de ellos, entre regiones y poblaciones. Esta situación está interrelacionada con la pobreza o el cambio climático, y afecta en particular a los grupos más vulnerables como mujeres, jóvenes y personas migrantes.

La actual crisis sanitaria hará que la brecha de la desigualdad se incremente: Cerca de 25 millones de empleos podrían perderse en el mundo como resultado de COVID-19, según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En el ámbito laboral, la desigualdad generada por la brecha de género hace que se sitúe en un 14,2% en España y se estima que la diferencia entre los complementos salariales percibidos por hombres y mujeres es del 60% a favor del hombre (según el estudio de Forética sobre ‘El rol empresarial en la brecha de género’ de 2019).

Durante 2020, el Clúster de Impacto Social de Forética, liderado por Grupo Cooperativo Cajamar, Ibercaja e ILUNION y formado por más de 45 empresas, profundizará en el análisis de la desigualdad desde distintos ángulos de la sostenibilidad: la gestión de los Derechos Humanos desde la óptica empresarial; la vertebración económica-social de los territorios (desigualdad social en entornos rurales y urbanos) y la igualdad de oportunidades y diversidad en las compañías como contribución de valor a la empresa.

Ricardo Trujillo, Responsable del Clúster de Impacto Social de Forética, afirma: “En este Clúster, analizaremos las oportunidades de las empresas a la hora de contribuir al impacto social positivo, con especial foco en lo relativo a la desigualdad y alineándolo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Este análisis se sumará al trabajo que estamos realizando contra la reducción de la brecha de género con la incorporación de Forética a ‘Equal Pay International Coalition’ (EPIC), coalición liderada por la OIT, ONU Mujeres y la OCDE. Por supuesto, este año seguiremos de cerca la crisis COVID-19 para alinear los programas de impacto social de las empresas de Forética, para que contribuyan a que la solución sea rápida”.

Por su parte, Davide Fiedler, Manager de Impacto Social en el World Business Council for Sustainable Development (WBCSD), añade: “Para avanzar en materia de derechos humanos, el liderazgo empresarial es clave desde dos enfoques: por un lado, el rol del CEO como líder de la empresa y su influencia para que los derechos humanos formen parte del negocio y, por otro lado, aquellas empresas que lideran el debate y la acción en derechos humanos y pueden influir en el desempeño de otras empresas, de aliados y gobiernos”.

Concretamente, el Clúster ha abordado en su última sesión de trabajo cómo la desigualdad impacta en los derechos humanos así como su estrecha relación con otras tendencias actuales como la inmigración, el cambio climático o la transformación tecnológica. Uno de las herramientas que profundiza en esta materia es la publicación  de la ‘Guía para CEOs sobre Derechos Humanos’, desarrollada por WBCSD y publicada por Forética en España.