Lectura 3 minutos

Hasta no hace mucho tiempo, la idea de máquinas con “capacidades intelectuales”, que aprendían por sí mismas y tomaban decisiones era algo propio del cine de ciencia ficción. Hoy en día, no cabe ya duda de que la Inteligencia Artificial (IA) es una realidad que impacta de forma significativa en nuestras vidas.

La incorporación de los avances tecnológicos en nuestro día a día supone un cambio de paradigma en todas las áreas de la sociedad y nos sitúa ante una de las mayores revoluciones de nuestra historia. En este sentido, las oportunidades que nos brinda la IA son, sin duda, notorias, pero sus riesgos y retos son también mayúsculos.

En Mutualidad de la Abogacía entendemos la tecnología y la transformación digital como una herramienta para mejorar la vida de las personas. Pero eso sólo será posible si tratamos de garantizar que, en la medida en que incorporamos IA y procesos robotizados a nuestra operativa, estas máquinas que actúan y toman decisiones por nosotros, incorporan también nuestros valores y principios éticos. Y es que valores como la dignidad, diversidad, equidad, inclusión, transparencia, privacidad o justicia algorítmica, entre otros, deben ser la base inmutable para que las decisiones algorítmicas puedan tener un impacto positivo en las personas y en la sociedad.

Para ello, desde 2019, en la Mutualidad contamos con una iniciativa pionera en el sector financiero y asegurador español: un Comité de Ética de Inteligencia Artificial que se inspira en las pautas marcadas por las instituciones públicas competentes. Este Comité es responsable de vigilar los usos e impactos de la IA sobre las personas y el empleo, supervisar que los algoritmos no incorporen sesgos conscientes o inconscientes, que la IA responda siempre a una idea concreta de negocio y no a ninguna moda o capricho empresarial, que está alineada con nuestro Código Ético y de Conducta, y garantiza que la recopilación, el alojamiento y el uso de los datos se realiza de manera ética, transparente y democrática. Esta supervisión se hace, por tanto, abogando por un equilibrio entre los intereses del negocio, la coherencia con nuestra estrategia y la protección de nuestros empleados y mutualistas.

Una de las claves del éxito de este Comité radica en su composición, pues cuenta con dos representantes del Consejo de Administración y algunos otros miembros del equipo directivo tales como Dirección General, Tecnología, Personas, Cumplimiento y Negocio. De esta manera, las cuestiones que en este Comité se tratan y debaten están directamente vinculadas al máximo órgano de toma de decisión de la Mutualidad. Adicionalmente, este Comité lo componen cuatro grandes expertos externos en IA a nivel mundial que aportan una perspectiva multidisciplinar, muy pegada a las últimas novedades éticas, tecnológicas, jurídicas y aseguradoras relacionadas con la IA.

El Comité de Ética de Inteligencia Artificial supone ir un paso más allá en nuestro compromiso con el buen gobierno y con la integración de criterios ASG en el negocio y, además, esta iniciativa ha sido incluida como buena práctica en el marco de la propuesta de Forética “Jobs 2030. Futuro del trabajo”, un reconocimiento que nos anima a seguir trabajando para ser un referente en el ámbito de la ética y la IA en nuestro país.

En cualquier caso, cuando hablamos de IA y de dotar de ética a las máquinas, no es tarea fácil, pues en la medida en que estas toman como referencia la inteligencia humana y nuestros valores no siguen un patrón universal en todas las personas, organizaciones, sociedades, culturas o épocas, será muy difícil eliminar todos los sesgos y prejuicios, ya sean estos conscientes o inconscientes. Al menos las empresas, en un ejercicio de responsabilidad, debemos reforzar nuestro compromiso en el uso ético de la IA, de tal forma que garanticemos que son las personas quienes lideran la tecnología y no a la inversa. En este sentido, aún existe mucho margen de mejora y aprendizaje, por lo que la colaboración entre gobiernos, instituciones, empresas y ciudadanos se presenta, ahora más que nunca, crucial.

Este artículo ha sido elaborado conjuntamente por Fernando Ariza, Director General Adjunto de Mutualidad de la Abogacía y Beatriz Acevedo, Coordinadora de Sostenibilidad de Mutualidad de la Abogacía.

El Comité de Ética en IA de Mutualidad de la Abogacía es una de las 40 iniciativas empresariales reconocidas por Forética en el marco del proyecto ‘JOBS 2030 – Futuro del Trabajo’