Search
Close this search box.
Technology and artificial intelligence in the future of work. Impact on people and HR areas. 

La transición ecológica hacia economía descarbonizada, junto con la revolución tecnológica, están cambiando radicalmente el mundo laboral, creando nuevos empleos y transformando otros. En particular, la irrupción de nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial (IA) ofrece nuevas oportunidades laborales sin precedentes, pero también presenta barreras digitales que pueden exacerbar las brechas ya existentes. Anticipar estos retos y asegurar una gestión responsable de todas las partes es por tanto fundamental en un momento de gran transformación del mundo del trabajo.  

Disrupción en los mercados de trabajo

La nueva ola de sistemas de inteligencia artificial generativa (GenAI) está transformando los negocios a un ritmo vertiginoso. 

De acuerdo con el Foro Económico Mundial, la IA y la automatización alterarán 85 millones de puestos de trabajo en todo el mundo entre 2020 y 2025, y crearán 97 millones nuevos puestos. Aunque los trabajadores de todos los niveles sentirán los efectos de la IA, se espera que los empleados de niveles inferiores y puestos técnicos sean los que experimenten el mayor cambio. 

Igualmente, asistimos a un cambio de paradigma de competencias. Se prevé que el 40% de la fuerza de trabajo de las empresas necesitará volver a formarse, en un contexto en el que las competencias STEM están perdiendo cada vez más importancia y el foco se mueve hacia las soft skills

La era del “augmented work” con un enfoque en las personas

Se anticipa que el trabajo humano se complementará con herramientas de Inteligencia Artificial (IA), lo que permitirá a los empleados centrarse en tareas de mayor valor agregado, impulsando así la innovación y el crecimiento dentro de las organizaciones. 

No obstante, esta tecnología optimizará los procesos y equipos de trabajo siempre que se implemente de forma que complemente nuestras capacidades humanas innatas e insustituibles. La mayoría de los proyectos GenAI fallan porque los empleados no tienen las habilidades necesarias o no comprenden su propósito y sus funciones. Por tanto, asegurar un enfoque donde situemos a las personas en el centro será fundamental para maximizar el potencial de la IA Generativa.  En definitiva, la IA debe ser vista como una herramienta que nos asiste en la toma de decisiones más acertadas, al tiempo que fomentamos nuestra creatividad y empatía.

La labor de los departamentos de RRHH: liderando la transformación

En esta nueva era, los departamentos de Recursos Humanos (RRHH) tienen la posibilidad de posicionarse como líderes de la transformación tecnológica. Este cambio promete no solo eficiencia operativa, sino también una profunda reinvención de los procesos y el aprendizaje organizacional.

Por ejemplo, al implementar la IA generativa, los departamentos de RRHH pueden automatizar tareas significativas, duplicar la participación en el reclutamiento y, lo más importante, liberar tiempo para interacciones humanas valiosas, aumentando así la satisfacción del empleado. Este enfoque estratégico y adaptativo hacia la tecnología subraya el papel vital de RRHH en la armonización de la innovación tecnológica con el crecimiento humano y organizacional.

Para desbloquear todo el potencial de la inteligencia artificial, los empleados en todos los niveles de una organización necesitarán adquirir nuevas habilidades, reforzar las existentes y aprender nuevas formas de trabajar. En este contexto, la capacidad de innovar, la creatividad y el pensamiento crítico se perfilan como las competencias distintivas de la era digital, reafirmando la responsabilidad de los departamentos de Recursos Humanos en liderar no solo una transformación tecnológica, sino también humana y cultural dentro de sus organizaciones.

Hacia una digitalización inclusiva

Las herramientas digitales ofrecen un potencial sin precedentes para empoderar a las personas con discapacidad, brindándoles acceso directo a oportunidades de empleo y facilitando sus tareas cotidianas en entornos laborales. Sin embargo, la brecha digital puede ensancharse debido a la falta de habilidades digitales necesarias, el acceso limitado a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), o la inaccesibilidad de ciertas herramientas digitales, marginando así a este colectivo. En este punto, los principales obstáculos incluyen la necesidad de adquirir nuevas habilidades, superar barreras tecnológicas y enfrentar condiciones laborales desiguales, como salarios bajos y falta de estabilidad. 

Por tanto, abordar estos desafíos mediante acciones concretas y estrategias orientadas a la inclusión es vital para construir un entorno laboral digital que sea verdaderamente accesible para todos. Algunas estrategias para la Inclusión Digital incluyen:

  • Priorizar la accesibilidad: La accesibilidad debe ser el pilar fundamental para asegurar la plena participación de las personas con discapacidad en el ámbito laboral digital. La implementación de estándares universales de accesibilidad en todas las plataformas digitales es imperativa.
  • Impulsar las competencias digitales: Es crucial fomentar el desarrollo y la mejora de habilidades digitales entre las personas con discapacidad, preparándolas así para prosperar en el emergente mercado de trabajo digital.
  • Promoción del empleo digital inclusivo: Es fundamental integrar a las personas con discapacidad en las iniciativas de empleo digital, así como desarrollar programas específicos que atiendan sus necesidades únicas y fomenten su participación.

Adoptar un enfoque proactivo para eliminar estas barreras y promover un mercado laboral digital inclusivo no solo beneficia a las personas con discapacidad, sino que enriquece el tejido empresarial y social con una diversidad de perspectivas y habilidades, impulsando la innovación y la competitividad.

Enlaces de interés: 

Related articles