ÚNETE A FORÉTICABLOG
»»»En la senda de la Transición Energética

En la senda de la Transición Energética

De |2018-10-23T19:32:26+00:0023 de octubre de 2018|Etiquetas: , , |
Lectura 3 minutos

La agenda global está dando pasos firmes en la transición hacia un nuevo modelo de producción de energía. España está avanzando en este ámbito con el fin de cumplir los objetivos europeos para 2020, 2030 y 2050 en materia de reducción de emisiones, eficiencia energética y energías renovables.

Recientemente el Real Decreto-ley 15/2018, de 5 de octubre, introduce una serie de medidas urgentes para impulsar este cambio y avanzar hacia una verdadera transición en España. En paralelo, desde el Ministerio para la Transición Ecológica se está trabajando en una Ley de Cambio Climático y Transición Energética, un Borrador de Plan Nacional Integrado de Energía Clima 2021-2030 y un Plan Estratégico de Transición Justa.

Tenemos evidencias de que el cambio necesario en materia de transición energética se está por fin materializando y, en este contexto, vemos fundamental recordar el rol protagonista de las empresas, con motivo de la reciente celebración del Día Mundial del Ahorro Energético.

Analizamos las tres razones clave por las que las empresas tienen un rol fundamental en esta transición:

1) Apostar por las energías renovables es más eficiente económicamente

Los cambios normativos que se están produciendo invitan a las empresas y administraciones a avanzar en este sentido, incluyendo por ejemplo en sus estrategias medidas relacionadas con el autoabastecimiento energético. Por otro lado, a día de hoy, producir electricidad a partir de fuentes renovables es cada vez más barato en comparación con las fuentes fósiles, tal y como afirma un estudio publicado por la consultora global Deloitte.

2) Más allá de mitigación de riesgos, la transición energética ofrece oportunidad de innovación y diferenciación

Es el caso del sector de la edificación, que representa uno de los principales focos de emisiones y, por tanto, una gran oportunidad de innovación y diferenciación en la implantación de la transición energética. Por ejemplo, el desarrollo de buenas prácticas en el uso de la energía y la correcta iluminación y aislamiento térmico de los edificios -que permiten alcanzar el modelo de “edificios pasivos” (Passivhaus) o de bajo consumo- pueden reducir los consumos energéticos asociados en un 75%.

3) El sector privado, agente clave en la sostenibilidad de las ciudades con sus soluciones de eficiencia energética

Es la gran apuesta de empresas y administraciones para reducir costes y el consumo energético en todas las etapas del proceso, desde la generación inicial hasta el consumo final. Un ámbito en el que además se generan claras oportunidades empresariales asociadas con sectores estratégicos como son la construcción y la energía.

Por su parte, las ciudades a través de elementos como la movilidad sostenible marcan la agenda de la transición energética. Cada vez más empresas se suman a este modelo desarrollando líneas estratégicas en este sentido y sustituyendo sus flotas de vehículos por híbridos y eléctricos.

Tal como identificó el Clúster de Cambio Climático, liderado por Forética y compuesto por 62 grandes empresas, en su informe Cambio Climático y Ciudades: La acción de las empresas, la eficiencia energética es una de las cuatro palancas para la acción empresarial contra el cambio climático en las ciudades.

En definitiva, estamos ante una transición hacia una nueva forma de producción y consumo de energía, que sólo será posible si existe una concienciación y un cambio en los hábitos y mentalidad de todos los agentes involucrados, desde la administración hasta los ciudadanos, pasando por las empresas y organizaciones. Unos cambios urgentes y necesarios, ya que para cumplir los compromisos de acción climática a 2030 se precisa, según recoge el Informe Projecting Progress de Overseas Development Institute, un cambio real de tendencia (reversal). Unos cambios que permitirán crear una sociedad más sostenible en la que las energías renovables y la eficiencia energética jueguen un papel fundamental y actúen como motor para alcanzar un futuro sostenible.

 

Raquel Suárez y Juan de la Colina
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Aceptar