Lectura 2 minutos

Más allá de la ayuda de emergencia con el reparto de bienes de primera necesidad, el acompañamiento y la acogida de refugiados, los salesianos empiezan a ir un paso más allá en la atención que necesitan las personas desplazadas en Ucrania y las refugiadas en los países fronterizos.

“El número de refugiados descendió la semana pasada, pero debemos estar preparados para lo que pueda ocurrir en los próximos días. Seguimos acogiendo personas en nuestras obras y acondicionando nuevos lugares para acomodar a los que siguen huyendo de los bombardeos, sobre todo mujeres y menores de edad, pero también empezamos a ofrecerles escolarización, aprendizaje de otro idioma, trabajo para las mujeres…”, aseguran los Salesianos desde Varsovia.

Sólo en Polonia se calcula que hay 700.000 menores ucranianos y casi 100.000 han empezado a estudiar en escuelas polacas. Los Salesianos, además de esta atención educativa, están ofreciendo la posibilidad de trabajar a las mujeres ucranianas en más de 40 centros juveniles del país para cuidar a los menores de edad.

Desde Misiones Salesianas más de 200.000€ ya han sido destinados para proyectos de la emergencia

Polonia es el país que más personas de Ucrania acoge, con más de 2,4 millones de refugiados, y los centros salesianos alojan a alrededor de 600. En Eslovaquia hay 150 personas refugiadas acogidas por los Salesianos, en Hungría hay 110…

La ayuda continúa llegando a Ucrania y a los países limítrofes desde los ambientes salesianos. Lo hace diariamente con envíos de dinero y también de materiales y bienes de primera necesidad a los centros logísticos salesianos de Varsovia y Cracovia, desde donde se organizan convoyes humanitarios a Ucrania.

En total, más de 50 Salesianos que atendían a miles de niños, niñas y jóvenes antes de la guerra en Ucrania siguen acogiendo a todo aquel que llama a su puerta en nueve ciudades del país (Kiev, Lviv, Dnipro, Novosilka, Odesa, Zhytomyr, Korostushiv, Bibra y Peremyshlany) y llevando material sanitario a zonas más aisladas y menos seguras.

Los proyectos salesianos tienen que ver con el acondicionamiento de espacios para las personas refugiadas, las necesidades que tienen, la adquisición, el transporte y el reparto de la ayuda humanitaria, pero también con el acompañamiento y la esperanza.