Lectura 3 minutos

La delicada situación que estamos viviendo a raíz de la pandemia del COVID-19, ha provocado que muchas empresas hayan readaptado sus procesos, rediseñado sus productos y reorganizado los equipos de trabajo para dar respuesta a todas las necesidades que la crisis social y sanitaria está creando en nuestro país. Pero en un mundo globalizado, y cada más digitalizado y robotizado,  la clave de esta rápida transformación y de esta respuesta masiva han sido las personas, equipos comprometidos que con flexibilidad y autonomía,  están dando respuesta a necesidades urgentes y locales.

Este nuevo enfoque ha facilitado que actualmente más de 1.500 voluntarios y voluntarias  de Correos, estén colaborando con más dei 350 iniciativas solidarias de apoyo al personal sanitario y a los colectivos más vulnerables, superando los 150.000 beneficiarios.

La participación de nuestros voluntarios nos ha permitido poner a disposición de la sociedad toda nuestra red logística y humana. Nuestras interevenciones se han centrado fundamentalmente  en tres áreas: alimentación, sanidad y educación.

Repartimos alimentos y bienes de primera necesidad

Estamos colaborando con distintas iniciativas de Ayuntamientos y ONG para asegurar el acceso a la alimentación completa y saludable, no sólo de nuestros sanitarios, sino también de personas en situación de vulnerabilidad.

Diariamente, carteras y carteros voluntarios llevan comidas y cenas al personal sanitario de toda España. Nos hemos sumado acciones #Food4Heroes, que aunque surgió en Madrid ya se ha extendido a otras ciudades como, Valencia, Murcia, Barcelona, Bilbao o Pamplona, donde también llegan nuestros voluntarios.En Madrid, también colaboramos con “Chefs for Spain”, la iniciativa  puesta en marcha por el popular chef José Andrés y World Central Kitchen para llevar comida a los hoteles medicalizados  y a los domicilios de familias sin recursos de la ciudad. Estamos repartiendo diariamente más de 1.200 menús, tanto a hoteles  de la capital donde están ahora mismo residiendo sanitarios, como a familias que se han visto afectadas por esta crisis. Asimismo  , Correos está haciendo llegar comida a los hospitales de Zaragoza en colaboración con la iniciativa #GASTROAPLAUSOS.

En colaboración con Banco de Alimentos, Cruz Roja o la iniciativa #HambreCero entre otras,  nuestros equipos de voluntarios han transportado y entregado en diversas zonas de España, como Canarias, Andalucía, Santander o Valencia, más de 600 toneladas de alimentos y productos de primera necesidad.

Distribuimos material sanitario y medicinas

Ante la rápida expansión del virus, las iniciativas de producción de material sanitario y de prevención, tanto empresariales como de la sociedad se han multiplicado: mascarillas, respiradores, etc. Empresas, como SEAT en su factoría de Martorell, han cambiado su modelo operativo para producir respiradores de emergencia y nuestros voluntarios los han distribuido por distintos centros en todo el territorio nacional.

Seguimos colaborando para llevar material sanitario como mascarillas o pantallas protectoras realizadas con impresoras 3D a hospitales. Asimismo, nuestros voluntarios, en colaboración con farmacias y hospitales están haciendo llegar medicamentos a colectivos vulnerables, a enfermos crónicos y a personas con movilidad reducida.

Luchamos contra la desconexión educativa

Otro de los grandes retos en la gestión de esta crisis, ha sido la educación. Aunque no hay datos oficiales, se calcula que el día que cerraron las escuelas, el 10% del alumnado perdió el contacto con sus profesores. Hay un porcentaje preocupante de estudiantes que no tienen acceso a internet en sus casas y han quedado desconectados. En estos días hemos conocido la importante labor de ayuntamientos, colegios  y profesores por  encontrar y apoyar a esos alumnos que se han quedado aislados y evitar que esta situación se traduzca en un aumento de la desigualdad educativa y del abandono escolar.

Más de 200 voluntarios se han sumado a las diversas iniciativas que han surgido para hacer llegar a los estudiantes de distintas edades, deberes, libros de texto, e incluso tablets y ordenadores para intentar paliar la brecha educativa que el actual estado de confinamiento está provocando. Igualmente, a través de distintos equipos y en colaboración con los ayuntamientos, nuestros voluntarios están pudiendo distribuir las ayudas a comedor y las becas escolares de las familias en situación de vulnerabiliad.

Queda mucho por hacer y somos conscientes de que las necesidades en materia de distribución alimentaria, medicinas y educativa irán en aumento; pero esta crisis está demostrando también que las personas, su compromiso  y  entrega,  son las que transforman a sus organizaciones  y les recuerdan su propósito.