Lectura 3 minutos

La iniciativa Nature Business Ambition de Forética, lanza su primera edición con un tema fundamental: el business case de la gestión empresarial de la naturaleza. Con este enfoque, daremos seguimiento a las principales tendencias en materia de naturaleza y biodiversidad a través de las acciones planificadas para este año en la iniciativa, que cuenta con nueve empresas líderes: Accenture, Damm, EDP, Gestamp, LafargeHolcim, LeroyMerlin, Naturgy, OHLA y SACYR.

En el marco de esta iniciativa, periódicamente publicamos un boletín informativo, “Nature Business Ambition Trends: Novedades en el avance hacia una transición hacia un planeta “Nature positive” en el 2030”, accesible para los líderes de la iniciativa. Su objetivo es capturar las últimas tendencias y desarrollos en la materia, así como recoger información sobre los eventos y sesiones, tanto nacionales como internacionales, enfocados en naturaleza y biodiversidad.

A continuación, compartimos tres claves destacadas:

  1. El año de la naturaleza

Este año tendrá lugar la segunda parte de la decimoquinta reunión de la Conferencia de las Partes (COP 15)del Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB) en la que se pretende adoptar un nuevo marco universal de referencia sobre biodiversidad para todos los agentes implicados, que sea ambicioso, transformador y con objetivos y metas específicos.

El pasado mes de octubre tuvo lugar la primera parte de esta conferencia, que trajo como resultado la “Declaración de Kunming”. Esta declaración pretende asegurar un compromiso, al más alto nivel, para frenar y revertir la pérdida de biodiversidad, promoviendo la participación de todos los agentes interesados, incluido el sector empresarial y financiero.

Se plantea como una muestra de voluntad política para avanzar en la protección de la naturaleza y la biodiversidad, sin embargo, es necesario que se convierta en un plan de acción en el que tanto gobiernos, como organizaciones y la sociedad en general se involucren en frenar la pérdida de biodiversidad.

  1. La importancia del reto

En el último informe anual del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) se observa que el Índice Planeta Vivo (IPV) sigue disminuyendo. Las poblaciones de fauna salvaje se han reducido en un 68% entre 1970 y 2016 y se estiman casi 1 millón de especies en peligro para 2050.

Debido a las consecuencias de la COVID-19, los Objetivos de Desarrollo Sostenible han revertido su avance global por primera vez desde su lanzamiento, más concretamente, los objetivos relacionados con la naturaleza (ODS 14 y ODS 15) han sido los que menos han avanzado, incluso llegando a retroceder en el caso del ODS 15.

Por otro lado, la pérdida de naturaleza es uno de los riesgos extra financieros que más preocupan en la actualidad. En el último informe de riesgos del World Economic Forum (WEF), la pérdida de biodiversidad se situó entre uno de los tres primeros riesgos mundiales por su gravedad de cara a los próximos 10 años. Además, la “Visión 2050” del World Business Council For Sustainable Development (WBCSD), sitúa a la pérdida de biodiversidad como uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos para lograr vivir dentro de los límites planetarios en 2050.

Por todo ello, la protección de la biodiversidad se está poniendo en el centro de acción. El Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) ha desarrollado una nueva Estrategia 2022 -2025 para cambiar nuestra forma de relacionarnos con la naturaleza y de este modo revertir la pérdida de biodiversidad.

  1. El papel clave del sector privado

Las empresas y organizaciones tienen un papel fundamental en la protección de la biodiversidad y para ello es necesaria la integración de la naturaleza en la gestión y estrategia empresarial.

Todas las empresas, en mayor o menor medida, son dependientes de los servicios ecosistémicos. Según la Comisión Europea, más de la mitad del PIB global depende, directa o indirectamente, de la naturaleza y sus servicios.

El sector privado se enfrenta a graves riesgos físicos, regulatorios, reputacionales y de mercado, debidos a la pérdida sin precedentes de la naturaleza. Al incorporar la naturaleza en su estrategia, las empresas se beneficiana través de la viabilidad a largo plazo de los modelos de negocio, el ahorro de costes y el acceso a nuevos mercados, entre otras ventajas.

Es clave que todos los sectores se involucren en revertir los impactos en la naturaleza y en evitar una mayor pérdida de biodiversidad, sean cual sean sus impactos y dependencias.

Por todo ello, desde Forética con la iniciativa Nature Business Ambition queremos acompañar a las empresas en la comprensión del contexto actual en materia de políticas públicas para avanzar hacia un planeta ‘Nature-Positive’, así como el business case o las oportunidades empresariales de la integración de la naturaleza en la gestión empresarial y las acciones a llevar a cabo.