Lectura 2 minutos

Ante un contexto en el que las empresas se han enfrentado al desafío de la COVID-19, ha quedado demostrado el riesgo asociado a la falta de gestión de salud y bienestar de sus empleados, produciéndose un cambio de expectativas y exigencias tanto a nivel interno como externo. Como reacción a esta situación sin precedentes, las empresas se han visto obligadas a priorizar la importancia estratégica de la salud y a comprometerse con el bienestar de los empleados.

Paralelamente, el riesgo que afrontan las empresas en relación con las crisis climáticas y la naturaleza también supone un riesgo para la salud humana. Existen evidencias científicas sólidas que demuestran una relación causa-efecto entre nuevas enfermedades y la pérdida de biodiversidad con el cambio climático.

Como resultado del impacto que una empresa puede tener ante estos dos escenarios, el cambio climático y la salud son temas cada vez más materiales para muchas empresas.

Forética presenta en el informe “Salud y Bienestar 2030. Integración en la Estrategia Empresarial4 recomendaciones estratégicas para las empresas como guía para afrontar los retos del impacto del cambio climático en la salud humana :

  1. Compromiso: con el objetivo de reducir los impactos negativos sobre el medio ambiente y los efectos perjudiciales del cambio climático sobre la salud de las personas, las empresas cada vez más establecen compromisos públicos y planes de acción como palancas fundamentales para impulsar estos cambios. Consiguiendo de esta manera establecer un vínculo con el cuidado de la salud y bienestar de los empleados a lo largo de toda la cadena de valor mediante el diseño e implementación de estrategias de cambio climático y reducción de emisiones.
  2. Contribución: las empresas asumen el compromiso de diseñar y reorientar sus productos y servicios reduciendo el uso de contaminantes y la exposición humana a ellos. Poniendo así en valor las consecuencias directas para la salud humana a través de estándares concretos e iniciativas con empleados y colaboradores encaminadas a la lucha contra el cambio climático.
  3. Colaboración: las empresas, a la hora de abordar el binomio cambio climático y salud, lograrán mejores resultados a través de colaboraciones y alianzas, generando un mayor impacto a través de soluciones colaborativas con otras empresas del sector o con la administración pública.
  4. Conocimiento: es la palanca fundamental para que las empresas puedan dar respuesta al reto del impacto del cambio climático en la salud humana e integrarlo como elemento clave de la estrategia. Conocer las tendencias internacionales y nacionales y las nuevas demandas legislativas, así como el fomento de la sensibilización y la concienciación entre los empleados sobre el impacto del cambio climático en la salud será clave para llevar a cabo esta transición sostenible.

Las empresas juegan un papel fundamental ante estos retos del entorno y de la salud, teniendo que implementar una respuesta eficaz y adaptándose para garantizar tanto la reducción de sus emisiones directas e indirectas como la salud y la seguridad de sus empleados y grupos de interés.

Desde el Grupo de Acción de Salud y Sostenibilidad en Forética analizamos estos retos fomentando el liderazgo, conocimiento y la colaboración para apoyar a las empresas e integrar los aspectos de salud y bienestar como eje fundamental de la sostenibilidad empresarial. Estamos arrancando la tercera edición del Grupo con el objetivo de seguir apoyando al fortalecimiento de los aspectos de salud en la agenda de sostenibilidad.