Lectura 2 minutos

En ING asumimos nuestra responsabilidad en todo lo que hacemos. Nuestros productos son sencillos y transparentes, nuestra comunicación fresca y honesta. Pensamos en nuestros clientes, pero también en nosotros. Por eso quisimos ir un paso más allá y asumir también un compromiso con todo lo que nos rodea. Así es como nace la campaña “ING naranjas por fuera, verdes por dentro” que simboliza nuestro espíritu por un cambio sostenible.

Estamos muy concienciados con el medio ambiente y la sostenibilidad. La campaña tenía un objetivo claro, revisar todas nuestras prácticas internas para conseguir eliminar los plásticos de un solo uso del banco, y convertirnos en un banco 100% sostenible.

Creamos un calendario de contenidos que desarrollamos a lo largo de los meses de noviembre y diciembre de 2019. Agrupamos todas las medidas medioambientalmente responsables que el banco quería implementar bajo un mismo concepto, de tal manera, que la identificación de las acciones fuera sencilla.

Como primera medida, nos marcamos que el 100% del consumo de electricidad de todos los edificios de ING en España fuera renovable. Después, conseguir que ING eliminara el consumo de los plásticos de un solo uso, era prioritario.

Por eso, implementamos distintas acciones para conseguir nuestro objetivo, desde el reparto de botellas de cristal a todos los empleados del banco, como el cambio de menaje de plástico por envases biodegradables de todas las oficinas, hasta la sustitución de las botellas de agua de plástico que regalamos a nuestros clientes en las Oficinas Naranja, por fuentes de agua y vasos con mensaje sostenible. Todas estas medidas nos acercaban un poco más a nuestro objetivo de ser un banco responsable y libre de plásticos.

Era muy importante acompañar todas estas medidas con acciones que mejorasen el reciclaje en el banco. Para ello, revisamos el proceso de gestión de residuos e implementamos mejoras para que el proceso fuera perfecto.

Para que el proyecto tuviera éxito era muy importante conseguir la implicación de todos nuestros empleados. Había que contárselas bien, informarles de los motivos por los que las estábamos desarrollándolas y mostrarles los beneficios que suponen para la organización y para el planeta. Cada una de las medidas, llevó aparejada una comunicación específica, utilizando los diferentes canales del banco y usando formatos creativos para llegar a la gente. Utilizamos las pantallas de televisión que tenemos instaladas en todas nuestras oficinas, hicimos vídeos ad hoc para explicar las iniciativas concretas y otros más inspiracionales sobre el propósito de estas acciones.

La creación del concepto de la campaña “ING naranjas por fuera, verdes por dentro” y de una identidad visual propia, nos ha ayudado mucho en este sentido. También trabajamos en incorporar nueva cartelería y señalética en los espacios donde se ejecutaban las distintas medidas.

Estamos muy orgullosos de lo que estamos consiguiendo todos juntos. La campaña “ING naranjas por fuera, verdes por dentro” nos ha ayudado mucho a poner este tema en el “top of mind” de nuestros empleados. Pero aún nos queda mucho por hacer, seguiremos trabajando para contribuir desde nuestro negocio (financiando las operaciones sostenibles de nuestros clientes) y desde nuestra operativa diaria (siendo más responsables con el medio ambiente) a la lucha contra el cambio climático. Lo bueno de este proyecto es que esto es sólo el principio, queremos seguir trabajando en esta línea e ir sumando más iniciativas a la campaña, para conseguir ser un banco 100% responsable y sostenible.