Lectura 3 minutos

Hace casi treinta años que desde la Fundación Naturgy tratamos de estar cerca de las personas en un tema tan complejo como la energía. Si bien la sensibilización en estos temas sigue siendo el hilo conductor de nuestras actividades, desde hace unos años hay otra gran preocupación social que guía nuestras acciones: la vulnerabilidad energética.

Esta situación en la que viven miles de familias en España es una dimensión más de la pobreza en general. Las causas no son otras que el nivel de ingresos de las familias, la deficiente eficiencia energética de las viviendas y el precio de la energía. Y desde la Fundación Naturgy, apuntamos también a la falta de formación e información sobre la energía como causa de esta situación de vulnerabilidad energética, un aspecto que cada vez se tiene más presente, como ha quedado reflejado en la propia Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética, aprobada este año por el Gobierno español.

Nuestra Fundación hace ya varios años que lleva a cabo proyectos de rehabilitación energética de viviendas de familias vulnerables, que han permitido mejorar la eficiencia de un millar de hogares. A través de la Escuela de Energía, una escuela itinerante que ha visitado ya cerca de 500 municipios españoles, hemos formado a más de 18.000 personas. Y gracias a nuestros voluntarios, alrededor de 4.000 familias han recibido el asesoramiento en temas energéticos y de consumo eficiente.

Todo este trabajo lo hacemos gracias a una red que estamos tejiendo día a día con administraciones y entidades del Tercer Sector, que nos ayudan a llegar a las familias vulnerables con nuestros proyectos.

En este camino, nos hemos encontrado con proyectos muy diversos y, sobre todo, muy interesantes, que otras organizaciones llevan a cabo también para contribuir a paliar la vulnerabilidad energética. Mucho trabajo silencioso que consideramos que se debería conocer y valorar, y que queremos apoyar con nuestros propios recursos.

Por este motivo, desde Fundación Naturgy pensamos que debíamos dar visibilidad a este tipo de iniciativas y decidimos lanzar el ‘Premio a la mejor iniciativa social en el ámbito energético. Queremos premiar proyectos ambientales, de educación, vulnerabilidad, emprendimiento, inclusión social o salud, que estén relacionados con la energía.

La dotación, de 60.000 euros para el primer premio y 30.000 euros para el accésit, deberá destinarse a proyectos de este tipo. De esta manera, además de darles visibilidad reconociendo el esfuerzo que realizan, les dotamos de recursos para que sigan trabajando en iniciativas que persiguen la mejora de la calidad de vida de las personas más vulnerables.

Contamos con un jurado formado por destacadas personalidades de diversos ámbitos, que estará presidido por Alberto Núñez, S.J., director del Servicio de Pastoral y profesor de la Universidad Pontificia Comillas. En su valoración, tendrán en cuenta los resultados e impacto de las iniciativas que la persona o entidad haya llevado a cabo en toda su trayectoria. La relevancia social, el alcance y escalabilidad de la labor, las sinergias con otras personas e instituciones, así como la transparencia y buena gestión de la financiación, serán otros criterios que contribuirán a la elección de los ganadores.

La convocatoria, que está circunscrita a proyectos desarrollados en España, está abierta hasta el 31 de enero (www.fundacionnaturgy.org/premio).

Es importante que desde el entorno empresarial impulsemos este tipo de iniciativas, en un momento en el que la energía, ya sea desde un punto de vista ambiental, educativo o de la vulnerabilidad, está en el centro del debate. Y especialmente en el ámbito social, en el que se requieren soluciones transversales y trabajo en red.

“Yo hago lo que usted no puede, y usted hace lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas”. En momentos como el actual, y cuando hablamos de vulnerabilidad energética, desde la Fundación Naturgy no podemos estar más de acuerdo con esta cita de la Madre Teresa de Calcuta.