Lectura 3 minutos

El compromiso de la ciudadanía con el reciclaje no ha parado de crecer en los últimos años. Hasta diciembre de 2020, un 82,3% de la población (un 2,2% más que el año anterior) se considera recicladora y declaró tener más de un espacio en sus hogares para separar sus residuos, siendo uno de ellos para los envases destinados al contenedor amarillo. Esto se traduce en 38,9 millones de ciudadanos, 2,5 millones más que en 2019. Y es que la separación de envases para su posterior reciclaje es un hábito cada vez más asentado entre la ciudadanía.

Además, reciclar es importante y motivo de orgullo para los ciudadanos encuestados, de hecho, tanto quienes se consideran recicladores, como quienes no se perciben como tales, piensan que reciclar es importante, aunque no todo el mundo lo haga. Entre los recicladores, un 93,3% del total dice que es importante, y, además, se sienten orgullosos de realizar esta práctica.

Así lo refleja el último análisis sobre los Hábitos del reciclaje en España, realizado por el instituto sociológico Catchment para Ecoembes.  

Dispuestos a pagar por envases más sostenibles

A la hora de comprar, la mitad de los encuestados que afirma reciclar estaría dispuesto a pagar un poco más por sus marcas o productos preferidos si cambiaran a un envase más respetuoso con el medio ambiente (45,7%). Y, en el caso de tener que elegir entre dos marcas o productos similares, en un 40,6% de los casos se decantaría por aquel que tenga un embalaje más cuidadoso con el entorno.

Es el reto que plantea a las empresas un ciudadano cada vez más responsable y comprometido con el medio ambiente. Y éstas deben responder con ambición, dando pasos hacia la circularidad de sus envases.

Éste es el propósito por el que Ecoembes colabora con ellas desde 1999, para minimizar el impacto ambiental de sus envases. En estos años, las empresas han implementado más de 50.000 medidas de ecodiseño: han aligerado el peso de sus envases hasta un 18,3% de media, entre ellos, las botellas de agua (que son un 18,4% más ligeras), los envases de yogur (un 21%) y las latas de aluminio (un 20%). Incorporando cada vez más material reciclado, siendo más habitual los casos de envases que están hechos con material 100% reciclado o que incluyen materiales fácilmente reciclables, especialmente destacable es el cada vez mayor uso de plástico PET reciclado como una solución para el envase alimentario sostenible. Asimismo, tienden a aplicar medidas para concentrar los productos, maximizando así la capacidad de sus envases, o eliminando elementos de sobreenvasado, mejorando el etiquetado o las tintas de los envases para facilitar el proceso del reciclaje, entre otros.

En concreto, gracias al total de medidas de ecodiseño de envases implantadas en estas dos décadas, se ha conseguido un ahorro de 581.824 toneladas de materia prima, lo que implica un ahorro equivalente a 2.016.527 toneladas ahorradas de CO2.

La innovación también es fundamental para reducir el impacto ambiental de los envases. Y con este objetivo nació, hace 4 años, TheCircularLab, el primer centro de innovación en materia de economía circular de Europa que centra su actividad en el estudio y desarrollo de las mejores prácticas en el reciclado.

Conocimiento y formación para impulsar la economía circular

Sin duda, Ecoembes apuesta porque el mejor residuo es el que no se genera, por un uso sostenible de los recursos y una adecuada gestión de los residuos, dando así respuesta a la actual emergencia climática que vive el planeta y al cumplimiento legal de reducir el impacto de los envases sobre el medio ambiente para avanzar hacia la economía circular.

Precisamente este es el propósito de TheCircularCampus, el espacio de conocimiento y formación para empresas en materia de economía circular que ha lanzado Ecoembes, en el que encontrarán información relevante sobre cómo están avanzando las empresas en materia de economía circular y tendencias.

Porque la economía circular exige desarrollar nuevos modelos de negocio basados en la innovación, potenciar el eco-diseño, trabajar para extender el ciclo de vida de los productos a través de su reutilización y su reparación y poner en práctica los programas de prevención de residuos, entre otros. Por ello, las empresas necesitan realizar cambios para adaptarse e integrar la economía circular en la estrategia empresarial.

TheCircularCampus es una herramienta clave para impulsar a las empresas y sus profesionales en este camino, para ayudarles a profundizar en aspectos clave como el ecodiseño, la gestión del residuo, el reciclaje… y todo lo vinculado a la mejora de la circularidad de los envases y embalajes.

El Campus digital está dotado con más de un centenar de recursos para fomentar el conocimiento en esta materia y actividades formativas desarrolladas con entidades educativas de primer nivel, como San Telmo Business School o la UNIR, u otras organizaciones de referencia, como IHOBE o AINIA, así como cursos propios y gratuitos en la plataforma elearning. ¡Os animamos a entrar en TheCircularCampus y conocerlo!